Repensando los sistemas de partidos chilenos – Scott Mainwaring, J. Esteban Montes, Eugenio Ortega

Resumen

Este artículo desafía tres ortodoxias sobre el sistema de partidos chileno de 1932-1973 y de 1988/89-2000. Si bien no están completamente equivocadas, estas ortodoxias necesitan ser revisadas. En primer lugar, se ha sobreestimado la visión predominante que sostiene que los partidos políticos chilenos son fuertes. Si bien en ciertos períodos, han sido fuertes en algunas dimensiones, la penetración partidaria en el electorado no ha sido fuerte. Frecuentemente, los partidos han aparecido y desaparecido, y han sido bastante débiles en términos organizacionales. Asimismo, los períodos democráticos en Chile han dado lugar a que populistas antipartidistas desarrollaran carreras políticas exitosas, incluyendo el acceso a la presidencia. En segundo lugar, algunos especialistas han sugerido que los sistemas de partidos chilenos han estado estructurados en tres grandes bloques ideológicos aproximadamente iguales —izquierda, centro y derecha— desde la década del 30. Este argumento es sólo parcialmente correcto puesto que, aunque los sistemas de partidos han tenido una izquierda, un centro y una derecha significativas desde 1932, el porcentaje de votos de estos tres bloques ideológicos ha fluctuado considerablemente. Finalmente, la literatura ha sugerido que los sistemas de partidos chilenos han sido bastante estables. Sin embargo, durante el período 1932-1973 fue más inestable de lo comúnmente aceptado. En efecto, la volatilidad electoral fue alta y el formato (número) del sistema de partidos varió ampliamente a lo largo del tiempo.
Palabras clave: América Latina – Chile – sistemas de partidos – elecciones – volatilidad

Abstract

This article challenges three orthodoxies on the Chilean party system 1932-1973 and 1988/89-2000. While not completely wrong, these orthodoxies need to be reviewed. First, it has been overestimated the prevailing view that holds that the Chilean political parties are strong. Although in certain periods they have been strong in some areas, the party penetration in the electorate has not been strong. Often, the parties have come and gone, and have been quite weak in organizational terms. Also, the democratic periods in Chile have led to populist anti-partisan leaders to develop successful political careers, including access to the presidency. Second, some scholars have suggested that the Chilean party system has been structured into three roughly and equal ideological blocs —left, center and right— since the ‘30s. This argument is only partially correct because, although the party systems have had a significant left, center and right since 1932, the percentage of votes of these three ideological blocs has fluctuated considerably. Finally, the literature has suggested that the Chilean party system has been fairly stable. However, during the period 1932-1973 was more unstable than commonly accepted. Indeed, electoral volatility was high and the format (number) of the party system varied widely over time.
Keywords: Latin America – Chile – party systems – elections – volatility
Click aquí para descargar el documento

[scribd id=75510654 key=key-sf5uscjm0eobynj86f3 mode=list]

Esta entrada fue publicada en POSTData N° 7, Todos los artículos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.